Recodar los sueños; Las ayudas

atrapador de sueñosMuchas personas afirman rotundamente no soñar nada. De hecho no significa que no sueñen, sino más bien que no tienen la capacidad de recordar. Este tema va a ser el que ocupe la entrada de hoy ya que durmiendo 8 horas tenemos entre 4 y 5 sueños que equivalen a 5 ciclos del sueño.  

Hoy consideraré actitudes y aspectos formales para mejorar su recuerdo.

Para recordar los sueños es necesario desarrollar la voluntad de querer recordarlos.

Y cómo hacerlo; pues de varias formas, las cuales no supondrán ningún esfuerzo ni alteran tu cotidianidad y que dependerán única y exclusivamente de ti mism@

Puedes empezar con autosugestionarte a recordar tus sueños, ya sea aen la cama justo antes de dormirte o durante el día, generándote una serie de afirmaciones mentales que te ayudaran en tu cometido, con frases que a la vez te evocarán un estado emocional agradable.

Un ejemplo de éstas:

Recordaré mis sueños”

Estoy preparado para atender mis sueños”

Los mensajes de mis sueños son positivos para mi”

Los sueños son guías para mi vida”

Crea las afirmaciones con las que te identifiques y repítetelas durante el día, autosugestionándote para recordar los sueños que recibes en la noche.

Otro aspecto de suma importancia se centra en la hora de levantarse. Antes de empezar con la actividad diaria, justo después de despertar y más importantes si es tras un sueño, es el paso del estado de sueño al de vigilia. Aun en la cama, tumbad@, y evitando el movimiento, sobre todo el de la cabeza, es primordial permanecer unos minutos recordando lo que has soñado la noche anterior. Evoca tus sueños, trata de recordarlos lo más detallada y nítidamente posible. No pasa nada si no lo consigues, se trata de desarrollar el hábito y la actitud. Seguidamente, escríbelos en una libreta o en el formato en que lo prefieras, sin importarte el orden y la forma, solo concentrad@ en transcribir lo que has soñado, incluyendo formas, dibujos o aquello que de forma espontanea acontezcan.

Durante el día piensa en lo que has soñado, recuerdas sus escenas, sus imágenes, evoca las emociones, que como un resorte, el sueño te ha hecho experimentar. No trates de analizarlos ni encontrar una respuesta lógica a los mismos, solo incúbalos para que se desarrollen. Habla con tus allegados, libre y abiertamente de éstos, solo son sueños y los sueños, sueños son.  

Al ir a dormir, ya en la cama acostad@, dedica unos minutos a recordar los acontecimientos vividos durante le día, es un eficaz ejercicio que estimula la memoria y te ayudara a retener tus sueños. Tras esto, relájate, céntrate en la respiración y evoca algunas de las frases que durante el día te has ido recordando y ala, preparado para soñar.

Considero que las técnicas expuestas son muy fáciles de aplicar. Lo único que hace falta es gestar un nuevo hábito, que en unas pocas semanas de práctica, pasarán a estar bien integrados.

Espero que lo que aquí expuesto sea de vuestra utilidad.

Hasta la próxima, que tengáis dulces sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s