Sueños típicos; Sonar con caer.

Darío_Nogués_Terapia_y_desarrollo_humano_Análisis_interpretación_estudio_de_sueños_Comunidad_de_soñadores_El_Ángel_Caído_Parque_del_Retiro_Ricardo_Bellver_1“Estoy en lo alto de un muro que acabo de subir escalando con mucho esfuerzo. Una vez arriba, sentado, miro hacia abajo. Parece que hay más distancia de descenso desde arriba hasta el suelo que los metrtos que acabo de escalar. Permanezco arriba, agarrado al fino muro de piedra lisa. Casi no me muevo, casi no respiro, veo el precipio, siento pánico a caer”

Con el recuerdo de este fragmento me he despertado esta mañana. Estaba inscrito en un sueño mayor, con la alternancia de diferentes escenarios y tramas.
La porción del sueño arriba relatado me ha animado a indagar y elaborar un marco con el que acercarme a tomar consciencia sobre uno de los sueños catalogados como típico; Soñar con caer.
Efectivamente, en el sueño relatado no caigo, más bien me aterra la idea de poder caer del muro, de perder un estado conseguido con mucho esfuerzo y  de no poder mantenerlo.

Siendo los sueños de caídas muy frecuentes entre todos aquellos que recordamos los sueños, voy a elaborar una explicación tomando como base un mito que aparece en el Judaísmo y el Cristianismo, y que sin querer entrar en definiciones reduccionistas, cristaliza los más elevado y perfecto en algo materialmente finito y limitado.
La caída es la acción dramática, el movimiento esencial del mito y el sendero de lo más alto a lo más bajo; El mito del Ángel caído.

Terapia apoyo al duelo¿Cómo caíste del cielo, lucero brillante, hijo de la aurora? ¿Echado por tierra, el dominador de las naciones? Tú, que decías en tu corazón: Subiré a los cielos; en lo alto, sobre las estrellas de El, elevaré mi trono; me instalaré en el monte santo, en las profundidades del aquilón. Subiré sobre la cumbre de las nubes y seré igual al Altísimo. Pues bien, al sepulcro has bajado, a las profundidades del abismo.
(Isaías: 14: 13-14)
Al Lucero al que se refiere la cita del Antiguo Testamento es a Lucifer, el Ángel caído. Lucifer o Luzbel significa el “Lucero del Alba”, la “Estrella de la Mañana”, el “Portador de Luz” –del latín “lux” (luz) y “fero” (llevar).
Vayamos ahora a encuadrar que representaba Lucifer originalmente y cuales fueron las causas para su caída. Lucifer representa la figura de la criatura más esplendorosa, más bella, más radiante y sublime de la creación del Dios creador. Su grandeza se asemejaba a la de Dios;
12.“Eras un modelo de perfección, lleno de sabiduría y de hermosura perfecta.13 Estabas en Edén, en el jardín de Dios, adornado con toda clase de piedras preciosas: rubí, crisólito, jade, topacio, cornalina, jaspe, zafiro, granate y esmeralda. Tus joyas y encajes estaban cubiertos de oro, y especialmente preparados para ti desde el día en que fuiste creado. 14 Fuiste elegido querubín protector, porque yo así lo dispuse. Estabas en el santo monte de Dios, y caminabas sobre piedras de fuego. (Ezequiel 28:12-14).

Tal fue el grado su soberbia y arrogancia que, deslumbrado por su propia luz y belleza, se alzó contra su Padre, lo rechazó y le declaró la guerra junto al ser humano, proyecto principal del Plan de Dios, al cual había de servir, renunciando a su cometido.
El Dios Creador no eliminó a Lucifer, sino que lo relegó de su estado, confinándolo a la tierra, sin posibilidad de retorno. Se convirtió en el príncipe de las tinieblas y de este mundo que habitamos, Lucifer, el portador de la luz.
A partir del s. VIII es cuando va surgiendo la idea sobre el ángel caído que se reveló contra Dios, convirtiéndose en Satanás, el adversario de Dios, el enemigo del ser humano, el acusador, el tentador , el calumniador.
Hasta aquí , un esbozo de un Mito archiconocido. Ahora bien, qué recorrido análogo establezco para, que a partir del Mito, elabore una explicación sobre la tipología de sueños que aquí nos reune.
Darío_Nogués_Terapia_y_desarrollo_humano_Análisis_interpretación_estudio_de_sueños_Comunidad_de_soñadores_Ícaro_y_DédaloLa caída de Lucifer, a mi entender, representa la derrota de la soberbia y/o el endiosamiento, alcanzados por herencia o tras un inderminado proceso y progreso. Se interrumpe de forma violenta y abrupta un “Statu quo” antes alcanzado caracterizado por la altivez, la arrogancia, el inmobilismo y el estacamiento, estado y actitudes que impobibilitan cualquier posibilidad de avance y progreso en el ámbito de lo humano así mismo como en lo espiritual. Me lleva a pensar en el refrán español que dice; “Cuanto más alto se sube, más grande es la caída”. Y es que la vida esta llena de ejemplos de personas, que una vez instauradas en la cima, han caído estrepitosamente.
La caída es una consecuencia de una serie de actos y actitudes. Soñar con caer no es lo más importante a mi entender. Representa el contenido manifiesto del sueño. Personalmente, la tarea que un sueño de caída nos presenta, es considerar urgentemente, por una parte, la situación en la que uno está establecido, mientras que por otra parte, hacer cura de humildad y considerar qué privilegios se han adquirido y qué actitudes se han desarrollado en tal situacion. Tal revisión implica “alzarse del trono” instaurado y convirtiéndose en observador imparcial de uno mismo, examinar todo lo que se gana y todo lo que se pierde en el Statu quo. La humildad es el mejor antídoto contra la soberbia y un gran motor de profunda trasformación desde la rendición hacia la Vida misma. Y es que ésta, la Vida tiene sus propios planes, Hay de quién se alce contra su voluntad creyendo poder modificar las leyes naturales, su devenir y evolución. Sus victorias, tarde o temprano, le caeran encima como pesadas losas.

Anuncios

Sueños típicos; Sonar con desnudez o semi desnudez.

Eva y Adan (Botero)Resulta frecuente entre muchas personas experimentar sueños en los que individuos desnudos y/o semi desnudos se dan cita. En otras ocasiones es la propia persona soñadora la que se percibe a si misma con poca ropa o totalmente desnuda.
Estos sueños tiene como característica principal la carencia total y/o parcial de ropa junto con la evidencia de las partes más íntimas.

Considero interesante iniciar la exposición simbólica de esta tipología de sueños haciendo dos consideraciones. Una atiende a la negación de la ropa, al presentarse parcial o totalmente ausente. La otra consideración hace referencia a todo aquello, generalmente las partes más íntimas del cuerpo, que queda al descubierto.
Siguiendo los pasos marcados con anterioridad, la vestimenta suma un conjunto de prendas de ropa y enseres de los que nos servimos para dar consistencia a la propia identidad. Nos servimos de ésta para proyectar una imagen hacia el entorno y alimentar la “mascara” con la que queremos que se nos vea socialmente. Por consiguiente, puede considerarse la vestimenta como algo que no nos es propio, de lo que nos servimos, y que alimenta la construcción de la persona y la identidad.
En este punto me surge la pregunta, ¿Qué permanece sin la ropa, los anillos, las pulseras, los collares, el maquillaje ni los tatuajes y demás, tal y como se muestra en este tipo de sueños?
A lo que mi respuesta, tratando de ser breve y concreto es; El cuerpo desnudo, esto es evidente, con su conjunto de imperfecciones, perfectas en si mismas. Y sin máscaras ni atuendos, lo más íntimo, oculto y secreto, lo más genuino y auténticamente Humano así como la expresión del Ser.
Antes de continuar, quiero citar brevemente el concepto de personalidad, análogo, en el tema que aquí nos une, a la vestimenta o ropa de la que nos servimos para cubrirnos.
La palabra personalidad deriva de persona. Etimologicamente del Griego clásico “prósopon”-”aspecto”, de donde pasó al etrusco phersu, con el significado de ‘ahí’. A partir de esa voz, los latinos denominaron persona a las máscaras usadas en el teatro por los actores y también a los propios personajes teatrales representados.
En consideración, la personalidad como máscara de la que se servían los antiguos actores de teatro, puede equipararse a la ropa de la que nos servimos cada uno de los días de nuestra vida para interpretar un papel o un rol con el que nos sentimos tan identificados que se desdibuja la linea entre lo artificialmente construido, fruto del conjunto de sistemas psicofísicos que determinan la forma de pensar, actuar y sentir, únicas en cada sujeto, en su proceso de adaptación al medio, de lo más genuínamente individual compuesto por la suma de potencialidades y capacidades, así como la existencia de lo divino en lo humano en cada uno de nosotros.
DSC06218-1Hasta aquí considero enunciadas las dos líneas que he marcado. Ahora voy a profundizar en matices. Para ello me basaré en la símbología propia de la desnudez. Este símbolo se desarrolla en dos direcciones. Por un lado la desnudez representa la belleza humana, la pureza estética, intelectual y espiritual. Supone la abolición de las barreras que separan al hombre del mundo. Estar despojado ante los misterios de la vida y vivir sin pantallas ni limites al contacto con lo divino. Con la falta del velo de “Maya”, la ilusiones de las formas han desaparecido y se tiene acceso al conocimiento puro.
Por otro lado, la desnudez nos sitúa literalmente ante los sentidos, los placeres, la sensualidad y el deseo, así la regresión de la consciencia de lo espiritual hacia lo material. Esta concepción es la consecuencia del pecado original, la caída del Paraíso de Eva y Adán, con lo que designa la pobreza y la debilidad moral y espiritual. Otras veces, la desnudez tiene un significado peyorativo ya que el que está desnudo muestra públicamente sus vergüenzas por lo que puede sentir incomodidad, vergüenza y culpa.

Concluyendo; En este artículo he expuesto la simbologia del sueño típico de desnudez tomando dos caminos. Uno, la ausencia de ropa, sinónimo de estar desnudo y otro, la desnudez explícita. Su relación es estrecha. Ambas nos recuerdan dos aspectos; la necesidad de búsqueda de la verdad más allá de lo fenomenológico y de las formas y las tendencias regresivas, de carácter oculto y sombrío, que nos impiden evolucionar.

Sueños típicos; Soñar con volar

volar1En los talleres que he dinamizado hasta el momento, no han faltado peguntas por sueños de vuelo, de exámenes, de caída de dientes, de desnudez. Tales preguntas atienden a los denominados sueños típicos, sueños cuyas características principales son que presentan temáticas recurrentes y aparecen sistemáticamente en un alto porcentaje en las personas soñadoras. Estos sueños en un principio subjetivos, ya que su aparición supuestamente guardan una estrecha relación con los acontecimientos vitales de la vida externa, pueden hacerse objetivos y transferibles a otros soñadores ya que su simbología cruza la frontera de los individual hacia lo colectivo. Sus temáticas pueden considerarse universales y arquetípicos. Todos, alguna vez en la vida hemos sentido la sensación de estar atrapados en una situación vital. Todos, alguna vez en la vida, nos hemos sentido indefensos y sin capacidad de defendernos. Todos, alguna vez en la vida, nos hemos sentido avergonzados  y con nuestras intimidades develadas. Estos temas humanamente universales se reflejan en nuestros sueños.

Como indico en el título de la entrada, voy a ocuparme de los sueños de vuelo y de sus analógos, los sueños de ascensión. Entre ambos existen muchas similitudes.
Al respecto, Mircea Eliade en su obra; Mitos, sueños y misterios, expone:
“La ascensión y el vuelo forman parte de una experiencia común a toda la humanidad primitiva. Que esta experiencia constituye una dimensión profunda de la espiritualidad lo demuestra la historia ulterior del simbolismo de ascensión”.

“Regresando a la presente cuestión, es importante precisar el siguiente hecho: a pesar de las revalorizaciones múltiples y diversas que han sufrido losa símbolos de vuelo y de la ascensión en el transcurso e la historia, su parecido estructural sigues siendo claramente discernible. Dicho de otra manera:sea el que sea el contenido o valor concedido a la experiencia ascensional en las múltiples religiones en las que el vuelo y la ascensión desempeñan un papel, siempre presentan las dos características esenciales que acabamos de identificar: trascendencia y libertad, ambas obtenidas a partir de una ruptura de nivel que se traduce en una mutación ontológica del ser humano.”

Dédalo e ÍcaroHagamos referencia ahora al Mito de Ícaro.
Ícaro era hijo de Dédalo, arquitecto, artesano e inventor de fama reconocida. Llamados por el el Rey de Creta, Minos, fueron ordenados en la construcción de un laberinto donde encerrarían al Minotauro, hijo de la Reina de Creta, Pasifae y un majestuoso toro, fruto de la venganza del Dios Poseidon.
Junto con el minotaruo, Ícaro y Dédalo fueron también encerrados en el laberinto. Estuvieron allí durante mucho tiempo. Desesperados por salir, a Dédalo se le ocurrió la idea de fabricar unas alas, con plumas de pájaros y cera de abejas, con las que podrían escapar volando del laberinto de Creta.
Y así lo hicieron, con el convencimiento de no poder volar demasiado alto, porque si se acercaban al Sol, la cera de sus alas se derretiría y tampoco demasiado bajo porque las alas se les mojarían, y se harían demasiado pesadas para poder volar.
Empezaron el viaje. Al principio Ícaro atendió a los consejos de su padre, volando a su lado, pero después empezó a volar cada vez más alto. Se acercó tanto al Sol que se derritió la cera que sujetaba las plumas de sus alas y cayó al mar donde murió ahogado. Dédalo recogió a su hijo y lo enterró en una pequeña isla que mas tarde recibió el nombre de Icaria.

En referencia a los sueños de vuelo y ascensión, de este mito nos interesa el motivo que llevó a Dédalo a idear unas alas para volar, su encarcelamiento en un laberinto, lugar formado por camino y encrucijadas del que es muy difícil salir y la dialéctica; Principio de realidad-límites de deseo.
Y es que los sueños de vuelo y ascensión simbólicamente representan tal acontecimiento, el cumplimiento de la necesidad o deseo de salir de una situación angustiosa, limitante y opresora, que genera impotencia y nos acerca humildemente a lo humano. Puede ser que el sueño muestre el anhelo de transmutación de una situación a otra, así como liberación de la misma. Precisamente, los sueños de vuelo y ascensión provocan sensaciones agradables de ligereza y levedad. Es posible que este tipo de sueños sean representaciones desplazadas de las acciones que no se están haciendo o que convendrían llevarse a cabo en el mundo externo. Es posible que los sueños de vuelo y ascensión nos acerquen a conocer limitaciones e incapacidades de nuestra existencia en las que se nos obliga a manejar el tandem frustración y el deseo. Pensemos en Ícaro;  Alto voló erigiéndose hasta el Sol, cayendo, al derretirse sus alas. Y es que cuanto más nos dejamos levar por el anhelo y actuamos libremente según nuestra inteligencia y voluntad, abanderados de la ilusoria libertad, más dura puede ser la  caída al contrastar nuestros deseos con el principio de realidad.

En resumidas cuentas, soñar con volar o con ascender puede resultar un complemento del orden de lo psíquico que nos devela momentos vitales angustiosos y laberínticos, donde volar, nos indica la necesidad de actuar y de libertad, a la vez que cubre la necesidad por no hacerse.

Cerraré el post con una cita del libro Mitos, sueños y misterios de Mircea Eliade;

“Así pues, lo importante es no olvidar que, en todos los niveles culturales, a pesar de las diferencias, considerables, de contextos históricos y religiosos, el simbolismo del “vuelo” siempre expresa la abolición de la condición humana, las trascendencia y la libertad”

Tipos de sueños; Sueños compartidos

800px-Benczúr_Hypnos_1920Dentro de la tipología de los sueños que hasta el momento he identificado y discriminado en entadas anteriores, merecen una mención especial los sueños compartidos. Hornell Hart en su artículo (Towards a New Philosophical Basis for Parapsychological Phenomena) los define como “aquellos en los que dos o más soñadores se sueñan en una situación en común en el tiempo-espacio, e independientemente recuerdan sus alrededores, su conversación o sus interacciones dentro del sueño”.
Según los datos recogidos en el estudio Los sueños exóticos; un estudio transcultural, publicado por Stanley Krippner y L. Faith en 2001, sobre una muestra de 1.666 personas procedentes de 6 países sólo un 0,3% comunicó haber tenido este tipo de vivencia onírica, lo que supone un procedente ínfimo respecto al gran porcentaje de personas que afirman acordarse de sus sueños.
Los sueños compartidos son aquellos donde dos o más soñador@s se citan en sueños, comparten un escenario, que puede ser bien un lugar existente en el mundo externo. Éstos se reúnen para compartir experiencias, encuentros, aprendizajes y/o cualquier cosa. Ya en el mundo de vigilia, los soñadores ponen en común lo soñado, contrastando experiencias.
Parece ser que para poder provocar los sueños compartidos, es imprescindible haber desatollado la lucidez onírica. Una vez familiarizados con el arte de despertarse en los sueños, el siguiente paso será intentar generar o autosugestionarse un sueño colectivo donde haya un eje argumental común que bien puede ser, por ejemplo, un lugar, una serie de acciones y/o el encuentro con personas conocidas. Para finalizar, fijar la noche y la hora aproximada. Es algo parecido a quedar en un lugar, con una serie de personas para ……..con la gran diferencia que el espacio no será tangible y sensible, sino psíquico.
Este fenómeno nos acerca a la telepatía, a la precognición y la clarividencia. Suscita preguntas sobre cual es el sustrato necesario para la experimentación y qué es estar vivo, arremete contra el empirismo, contra la formación del conocimiento y contra ciencia. Nos acerca a lo metafísico, a los transpersonal, a la Psique, al Númen y a lo sagrado.  

Tipos de sueños; Pesadillas

Pesadilla-Nicolaj Abraham AbildgaardLas pesadillas son sueños con una tremenda carga emocional de ansiedad, miedo y angustia en los que el ego onírico está en peligro y hasta amenazado de muerte.
Su recuerdo suele ser claro, su vivencia nítida y genera un gran impacto en la persona que los sueña.
Las pesadillas están catalogadas por el mundo de la psiquiatría como un tipo de parasomnia, un trastorno del sueño. Cabe diferenciarlas de los terrores nocturnos ya que estos hacen su aparición en las primeras fases del sueño (No REM), mientras que las pesadillas residen en sueño paradójico (Fase REM), como consideraciones muy generales
Las pesadillas nos dan pistas sobre los generadores de los sueños. Es muy frecuente que se presenten como consecuencia de situaciones de ansiedad, depresión y están asociadas a los síntomas del estrés postraumático.

En las pesadillas los miedos personales cobran vida, se transforman y se ven reflejados en lo que sucede en el sueño, pudiendo afirmar que el tono emocional de ansiedad, miedo y angustia son sus motores.
Los temas principales que producen pesadillas son verse perseguido, ser atacado, caer, sentirse paralizado, estar ante un examen ante el que no se está preparado y el encuentro con monstruos o personajes terroríficos.
Las pesadillas nos confrontan abiertamente con los propios miedos. Podrían considerarse señales para la persona soñante, acentos de advertencia sobre situaciones, la mayoría de ellas simbólicas, que acechan.
La mayoría de personas nos despertamos sobresaltadas justa antes de ser dañadas. Qué pasaría si en el sueño nos enfrentáramos al peligro que nos amenaza. Quizás estaríamos respondiendo con responsabilidad a los temores que simbólicamente nos amenazan, afrontando abiertamente aquellos que nos atemoriza y nos angustia, en vez de eludirlo y huir. Esto me recuerda una frase de C.G. Jung que dice: “Aquello que rechazamos, nos somete”.

Tipos de sueños; Sueño lúcido

sueño lúcidoLos sueños lúcidos son sueños en los que el soñador/a ha adquirido, dentro de su sueños un estado de consciencia cercano a la consciencia que se tiene en vigilia. Se sabe que se está dormido y soñando, por lo tanto se tiene la comprensión de que lo que experimenta es un sueño, pero a su vez, es experimentado con gran viveza y realismo como si se estuviera fisiológicamente despierto, aunque se esté soportando la más grande de las fantasías.
Este estado de consciencia dentro del sueño hace que se produzca un aumento de las percepciones corporales, de los sentidos y que se pueda actuar de forma voluntaria y consciente sobre lo que sucede en el sueño. En cierto modo, se mantiene la facultad de razonar y la voluntad y la memoria de un modo bastante parecido al estado de vigilia.
Este tipo de sueños pueden aparecer de forma espontanea o por contra entrenarse para desarrollar el estado de lucidez onírica o dicho de otra forma, despertarse dentro de los sueños.
El estado de lucidez onírica puede durar una milésima de segundo o mantener durante minutos, dependiendo de las capacidades de la persona.
La lucidez onírica, en occidente ha contado con muchos detractores, ya que hasta la aparición del electroencefalograma, la comunidad científica dictaminada que la experiencia de lucidez onírica se daba en un estado intermedio entre la conciencia y el sueño o pertenecía al orden de las ensoñaciones (fantasía o sueño despierto). Este descrédito de la comunidad científica no desanimó a una serie de hombres que dedicaron parte de sus vidas a desarrollar métodos para el aumento de la lucidez onírica y a investigar, en primera persona, el despertar en sus sueños. Destacar a Frederik Van Eeden, el cual acuñó el término de sueño lúcido y registró más de 350 sueños lúcidos. P.D. Ouspenski, con más de 20 años dedicados a la observación onírica y el Marqués de Saint-Denys el cual fue capaz de alcanzar el estado de lucidez onírica prácticamente todas la noches.

Tipos de sueños; Sueños de confirmación

sueño de confirmacion1Son aquellos tipos de sueños que corroboran una decisión tomada desde el estado consciente, tras un periodo de reflexión o/y tras un “inside” los cuales nos aportan la determinación, la fuerza y la seguridad necesarias para actuar en sintonía hacia un nuevo paso en la vida.
Al despertar por la mañana y recordar este tipo de sueños se está en un estado interno de certidumbre y convicción que no permiten que las dudas estén presentes. Aquello decidido o aquello sobre lo que se ha tomado consciencia parecen tener una firmeza absoluta.
La experiencia que tengo con estos sueños me hacen pensar que alguna especie de sabiduría interna que bien puede ser llamada, Alma o Ser se hace presente en los sueños y nos indica que ese el el camino correcto para la evolución y nos apoya en ello. Es como si los sueños de confirmación nos indicarán que la acción a punto de ser tomada o tomada ya, junto con el conjunto de procesos mentales y el Ser o Alma estuvieran integrados y unidos hacia un fin que es el desarrollo evolutivo de la persona.
Para poder detectar si el sueño que has tenido corresponde a esta tipología, toma consciencia si éste está en sintonía con alguna decisión o con algún cambio, lo cual no significa que ya estés en marcha, a lo que hay que añadir una gran sensación de seguridad y fuerza que apoyarán aquello decidido y/o el “insight”