Sueños típicos; Sonar con caer.

Darío_Nogués_Terapia_y_desarrollo_humano_Análisis_interpretación_estudio_de_sueños_Comunidad_de_soñadores_El_Ángel_Caído_Parque_del_Retiro_Ricardo_Bellver_1“Estoy en lo alto de un muro que acabo de subir escalando con mucho esfuerzo. Una vez arriba, sentado, miro hacia abajo. Parece que hay más distancia de descenso desde arriba hasta el suelo que los metrtos que acabo de escalar. Permanezco arriba, agarrado al fino muro de piedra lisa. Casi no me muevo, casi no respiro, veo el precipio, siento pánico a caer”

Con el recuerdo de este fragmento me he despertado esta mañana. Estaba inscrito en un sueño mayor, con la alternancia de diferentes escenarios y tramas.
La porción del sueño arriba relatado me ha animado a indagar y elaborar un marco con el que acercarme a tomar consciencia sobre uno de los sueños catalogados como típico; Soñar con caer.
Efectivamente, en el sueño relatado no caigo, más bien me aterra la idea de poder caer del muro, de perder un estado conseguido con mucho esfuerzo y  de no poder mantenerlo.

Siendo los sueños de caídas muy frecuentes entre todos aquellos que recordamos los sueños, voy a elaborar una explicación tomando como base un mito que aparece en el Judaísmo y el Cristianismo, y que sin querer entrar en definiciones reduccionistas, cristaliza los más elevado y perfecto en algo materialmente finito y limitado.
La caída es la acción dramática, el movimiento esencial del mito y el sendero de lo más alto a lo más bajo; El mito del Ángel caído.

Terapia apoyo al duelo¿Cómo caíste del cielo, lucero brillante, hijo de la aurora? ¿Echado por tierra, el dominador de las naciones? Tú, que decías en tu corazón: Subiré a los cielos; en lo alto, sobre las estrellas de El, elevaré mi trono; me instalaré en el monte santo, en las profundidades del aquilón. Subiré sobre la cumbre de las nubes y seré igual al Altísimo. Pues bien, al sepulcro has bajado, a las profundidades del abismo.
(Isaías: 14: 13-14)
Al Lucero al que se refiere la cita del Antiguo Testamento es a Lucifer, el Ángel caído. Lucifer o Luzbel significa el “Lucero del Alba”, la “Estrella de la Mañana”, el “Portador de Luz” –del latín “lux” (luz) y “fero” (llevar).
Vayamos ahora a encuadrar que representaba Lucifer originalmente y cuales fueron las causas para su caída. Lucifer representa la figura de la criatura más esplendorosa, más bella, más radiante y sublime de la creación del Dios creador. Su grandeza se asemejaba a la de Dios;
12.“Eras un modelo de perfección, lleno de sabiduría y de hermosura perfecta.13 Estabas en Edén, en el jardín de Dios, adornado con toda clase de piedras preciosas: rubí, crisólito, jade, topacio, cornalina, jaspe, zafiro, granate y esmeralda. Tus joyas y encajes estaban cubiertos de oro, y especialmente preparados para ti desde el día en que fuiste creado. 14 Fuiste elegido querubín protector, porque yo así lo dispuse. Estabas en el santo monte de Dios, y caminabas sobre piedras de fuego. (Ezequiel 28:12-14).

Tal fue el grado su soberbia y arrogancia que, deslumbrado por su propia luz y belleza, se alzó contra su Padre, lo rechazó y le declaró la guerra junto al ser humano, proyecto principal del Plan de Dios, al cual había de servir, renunciando a su cometido.
El Dios Creador no eliminó a Lucifer, sino que lo relegó de su estado, confinándolo a la tierra, sin posibilidad de retorno. Se convirtió en el príncipe de las tinieblas y de este mundo que habitamos, Lucifer, el portador de la luz.
A partir del s. VIII es cuando va surgiendo la idea sobre el ángel caído que se reveló contra Dios, convirtiéndose en Satanás, el adversario de Dios, el enemigo del ser humano, el acusador, el tentador , el calumniador.
Hasta aquí , un esbozo de un Mito archiconocido. Ahora bien, qué recorrido análogo establezco para, que a partir del Mito, elabore una explicación sobre la tipología de sueños que aquí nos reune.
Darío_Nogués_Terapia_y_desarrollo_humano_Análisis_interpretación_estudio_de_sueños_Comunidad_de_soñadores_Ícaro_y_DédaloLa caída de Lucifer, a mi entender, representa la derrota de la soberbia y/o el endiosamiento, alcanzados por herencia o tras un inderminado proceso y progreso. Se interrumpe de forma violenta y abrupta un “Statu quo” antes alcanzado caracterizado por la altivez, la arrogancia, el inmobilismo y el estacamiento, estado y actitudes que impobibilitan cualquier posibilidad de avance y progreso en el ámbito de lo humano así mismo como en lo espiritual. Me lleva a pensar en el refrán español que dice; “Cuanto más alto se sube, más grande es la caída”. Y es que la vida esta llena de ejemplos de personas, que una vez instauradas en la cima, han caído estrepitosamente.
La caída es una consecuencia de una serie de actos y actitudes. Soñar con caer no es lo más importante a mi entender. Representa el contenido manifiesto del sueño. Personalmente, la tarea que un sueño de caída nos presenta, es considerar urgentemente, por una parte, la situación en la que uno está establecido, mientras que por otra parte, hacer cura de humildad y considerar qué privilegios se han adquirido y qué actitudes se han desarrollado en tal situacion. Tal revisión implica “alzarse del trono” instaurado y convirtiéndose en observador imparcial de uno mismo, examinar todo lo que se gana y todo lo que se pierde en el Statu quo. La humildad es el mejor antídoto contra la soberbia y un gran motor de profunda trasformación desde la rendición hacia la Vida misma. Y es que ésta, la Vida tiene sus propios planes, Hay de quién se alce contra su voluntad creyendo poder modificar las leyes naturales, su devenir y evolución. Sus victorias, tarde o temprano, le caeran encima como pesadas losas.

Anuncios